Los superhéroes no duermen nunca (o casi)

copia-de-dpscamera_0117

Me gusta calcetar. Siempre me ha gustado. Cuando tengo mis agujas en la mano todas mis preocupaciones desaparecen y es como si la fuerza volviera a mi cuerpo.  Durante las últimas noches mis manos han trabajado incesantes como si supieran exactamente qué es lo que querían hacer. Ahora con mi manto nuevo me siento protegida cuando salgo ahí afuera. Es tiempo de vigilar lo que sucede en las calles.